El cáncer, como el resto de las patologías, no se ha parado en tiempos de Covid-19. De hecho, la crisis provocada por la pandemia no ha hecho sino agravar la situación de fragilidad emocional, social y sanitaria de las personas con cáncer y sus familias como colectivo vulnerable.

Para dar a conocer la realidad de estos pacientes, el Observatorio del Cáncer de la Asociación Española Contra el Cáncer ha preparado un estudio sobre el impacto psicosocial provocado por el Covid-19. En él han participado 2.293 pacientes de cáncer; el 50% de los mismos con tratamiento activo por la enfermedad.

Los datos de este estudio no solo ponen en evidencia el elevado porcentaje de personas con cáncer con problemas de ansiedad y depresión provocados por la situación actual. También las dificultades a las que, en muchos casos, han tenido que enfrentarse con gran impacto en su bienestar emocional, como el retraso de pruebas diagnósticas y/o tratamientos o el empeoramiento de su situación económica.

El estudio contará con una segunda fase, dentro de seis meses, que evaluará y comparará los resultados obtenidos con la presencia de estrés postraumático y variables asociadas en las personas con cáncer, una vez acabe el confinamiento.

Cáncer y coronavirus: impacto emocional

Al 34,3% de la población con cáncer el confinamiento le ha provocado ansiedad y depresión. Si bien este rasgo parece común a todos los españoles, la encuesta desvela que el grado de preocupación por la pandemia es superior en pacientes oncológicos que en la población general. Un 67% de los pacientes estaban muy preocupados, frente al 58,9% de la población general, según el barómetro del CIS.

Estos efectos se relacionan con el miedo al contagio de la enfermedad; pero también por la contaminación informativa constante sobre el coronavirus que recibían a diario en las noticias o las redes sociales. Incluso, de la información que recibían a través de los contactos de su móvil.  Así, aproximadamente el 50% de los pacientes, se sentía incapaz de desconectar. Una situación de especial estrés, sobre todo para personas solas o pacientes que convivían con más personas de riesgo, como se deduce de diversos comentarios.

Cáncer y coronavirus: impacto económico-laboral

Esta crisis está teniendo además un grave impacto económico y social, con un aumento de población en paro o ERTE y/o en situación de pobreza. Los pacientes de cáncer que han perdido su empleo sumaban esta preocupación al hecho de tener que hacer frente a los gastos derivados de la enfermedad. Y es que, si antes de la crisis cerca de 27.000 personas cada año entraban en una situación de extrema vulnerabilidad a raíz del diagnóstico del cáncer; ahora cabe esperar un empeoramiento de la situación. Este dato lo constata el incremento de demandas de ayudas económicas de familias con cáncer a la AECC en lo que va de crisis económica, el doble con respecto al mismo período del año anterior.

En este sentido, el 25% de los pacientes encuestados afirmaba haber empeorado un poco su situación económica y haber tenido que recortar gastos.  El 9,49% decía haber empeorado bastante y el 8,96% declaraba que la situación había empeorado mucho; hasta el punto de haber contraído deudas o haber tenido que pedir ayuda económica.

Por ello, valoraban especialmente las ayudas de emergencia social que la AECC ha puesto a disposición de estos pacientes.

Cáncer y coronavirus: impacto sanitario

La buena noticia de este estudio es que el la mayoría de los pacientes de cáncer consideran estar recibiendo una buena atención sanitaria durante esta crisis; y muestran claramente la confianza en su equipo médico. Matizando algunas cuestiones, se ha observado que la necesidad de cambio de asistencia sanitaria presencial a una atención telemática no parece mostrar aumentos muy significativos en el malestar de los pacientes que han sido afectados.

Pese a ello, sí se ha observado que una de las principales preocupaciones eran los retrasos en las pruebas provocados por la pandemia, que, además, se relacionan con el malestar psicológico de estos pacientes; incluso más que los retrasos en los tratamientos.

La Asociación Española Contra el Cáncer, la institución mejor valorada por los pacientes

Así lo dejaban de manifiesto los pacientes destacando el trabajo del equipo de atención psicooncológica, que ha estado acompañando a pacientes y a familiares para intentar amortiguar el impacto que el cáncer tiene en sus vidas, especialmente con la situación de incertidumbre que la pandemia ha traído consigo. Esta labor ha sido fundamental para brindar a estos pacientes la atención psicológica necesaria durante estos días difíciles.

Asimismo, el servicio gratuito de Infocáncer (900 100 036) sigue proporcionando información y apoyo las 24 horas del día sobre cualquier aspecto relacionado con la enfermedad. Ya ha atendido a 36.000 personas afectadas durante este periodo.

El impacto psicológico y emocional detrás de la palabra cáncer

“Lo primero que pensé fue ‘me voy a morir’. Pensaba leer más