La Navidad se presenta socialmente como una época llena de felicidad, villancicos, regalos… Sin embargo, para muchas personas es un momento difícil que conlleva sentimientos encontrados de tristeza, angustia, nostalgia o irritabilidad. Así, los recuerdos por la pérdida de un ser querido pueden incrementarse y la sensación de soledad acentuarse. Sobre todo si se trata de las primeras navidades que pasamos sin esa persona.

Apoyo psicológico para el duelo en Navidad

Las fechas señaladas, como las navidades, los cumpleaños o las vacaciones, son momentos especialmente dolorosos que, sin embargo, podemos aprender a gestionar.

Para mejor la Navidad sin un ser querido, el equipo de psicooncólogos de la AECC, a través nuestros programas de talleres y actividades, proponen algunas pautas para aquellos familiares que necesitan apoyo psicológico para afrontar el duelo.

Como viene a explicarnos en este vídeo la psicooncóloga de la AECC, Patrizia Bressanello, se trata de interiorizar que la celebración de algo no es incompatible con sentir dolor. Además, nos recuerda que, pese a que la sociedad exige superar los duelos en tiempo récord, cada cual necesita su tiempo, en función del tipo de pérdida, de las circunstancias en las que se produce la misma o del momento vital en el que se encuentra. Programar actividades, mantenerse ocupados, buscar apoyo en los demás o pasar tiempo con aquellas personas que queremos pueden ayudarnos a sobrellevar mejor el duelo en Navidad.

Descárgate nuestro ebook ‘Cómo hacer frente a la pérdida de un ser querido’


Duelo en niños, ¿cómo abordarlo?

Los niños también van a sentir la pérdida de esa persona tan importante en sus vidas y experimentarán un duelo, que no tiene por qué ser igual o similar al que vivimos los adultos. Es muy importante que no queden al margen del dolor. Aunque resulte doloroso y difícil, debemos animarles a que expresen lo que sienten, y participen recordando al ser querido a través de alguna actividad en familia. Recuerda que el niño encuentra en el adulto un espejo en el que mirarse. Por tanto, nos corresponde a nosotros ayudarles a normalizar este proceso.

Entradas relacionadas