Las patologías de la próstata se encuentran entre las enfermedades más frecuentes en hombres mayores de 50 años. Según datos del Observatorio del Cáncer AECC, el cáncer de próstata es el tumor más frecuente entre los hombres con, aproximadamente, 31.728 nuevos casos al año en España (datos 2018).

Sin embargo, y pese a que la tasa de curación ronda el 90% cuando se diagnostica de forma precoz, los hombres siguen sin ser del todo conscientes de la importancia de someterse a revisiones periódicas para prevenir el cáncer de próstata y otras enfermedades prostáticas.

LEE: Todo lo que debes saber sobre el cáncer de próstata

¿Para qué sirve la próstata?

La próstata es un órgano interno que se encuentra en la pelvis situado detrás del pubis, delante del recto e inmediatamente por debajo de la vejiga de la orina. Su función principalmente es aportar nutrientes a los espermatozoides y líquido para su transporte en el semen.

Anatómicamente, siempre se ha dicho que la próstata tiene forma de castaña. No obstante, su tamaño tiende a aumentar a partir de los 50; lo que supone una mayor probabilidad de sufrir alguna complicación por este motivo.

Las enfermedades más frecuentes de la próstata

  • Hipertrofia prostática. Se trata de un aumento de su tamaño debido a un tumor benigno denominado adenoma prostático. Es muy común y su frecuencia aumenta a partir de los 50 años.
  • Prostatitis. Suele ser más frecuente en varones más jóvenes. Se trata de una inflamación de la glándula, pudiendo ser de origen infeccioso.
  • Cáncer de próstata. Es un tumor maligno que asienta en la glándula prostática. Su frecuencia también aumenta a partir de los 50 años.
Pruebas de la próstata
Cómo prevenir problemas de próstata

Factores de riesgo del cáncer de próstata

Como ya hemos comentado, la edad es el principal factor de riesgo del cáncer de próstata, especialmente a partir de los 50. Pero, además, se han descrito otros factores que también pueden influir en el desarrollo de la enfermedad:

La dieta y la obesidad

Pueden estar asociadas a los casos más agresivos. Hay evidencia de que las dietas con alto contenido en grasas podrían aumentar el riesgo de cáncer de próstata, así como la ingesta de mucha carne roja y productos lácteos con alto contenido en grasas, aunque no hay una evidencia consistente.

Los antecedentes familiares

Pueden considerarse otro factor de riesgo. Así, la existencia de casos de cáncer de próstata en familiares de primer grado (padre, hermanos, hijos), aumentan el riesgo, sobre todo, si se ha diagnosticado en edades tempranas.

Genética

En un pequeño porcentaje de casos, el cáncer de próstata puede estar relacionado con ciertos cambios genéticos. Existen algunas familias con mutaciones en los genes BRCA (asociados también al cáncer de mama), o en el síndrome de Lynch (cáncer colorrectal hereditario sin poliposis), que aumentan el riesgo de padecer un cáncer de próstata.

Por otra parte, y por causas no bien conocidas, el cáncer de próstata es más frecuente en varones afroamericanos (aproximadamente un 70%). Los hombres de ascendencia asiática o los habitantes de las islas del Pacífico tienen las tasas más bajas de incidencia y mortalidad.  Los países del sur como España, Grecia o Italia presentan una tasa de cáncer de próstata más baja.

Por último, otros factores como las infecciones de transmisión sexual o la vasectomía siguen en estudio al carecer de conclusiones sólidas en la actualidad.

Estilo de vida y próstata
Cómo prevenir problemas de próstata

Estilo de vida y prevención del cáncer de próstata

La puesta en marcha de hábitos de vida saludable siempre es aconsejable para mantener un buen estado de salud y prevenir muchas enfermedades. También las patologías asociadas a la próstata y al cáncer de próstata.

Por tanto, mantener un peso adecuado, una dieta saludable (que sea variada, baja en grasas, con un alto consumo de frutas y verduras), y realizar actividad física regular, podría tener algún papel en la prevención del cáncer de próstata, sobre todo, en la aparición de los casos más agresivos.

También se aconseja evitar una ingesta excesiva de calcio (por ejemplo, suplementos de calcio) si no están justificada por una causa médica.

Disminuir el consumo de alcohol (siempre mejor si lo eliminamos completamente) y suprimir el hábito de fumar son también hábitos muy aconsejables para mantener en buenas condiciones la salud general de nuestro organismo.

LEE: ¿Cómo prevenir el cáncer?

Síntomas de infección urinaria
Cómo prevenir problemas de próstata

¿Cuándo ir al urólogo?

Se debe acudir al especialista siempre que existan síntomas urinarios:

  • Hematuria (sangre en la orina).
  • Cambios en el ritmo de las micciones.
  • Dificultad para orinar.
  • Micciones frecuentes.
  • Nicturia (levantarse por la noche a orinar).
  • Urgencia miccional (ganas incontrolables de orinar).
  • Incontinencia.
  • Dolor a la micción.
  • Hemospermia (sangre en el semen).
  • Eyaculalgia (dolor al eyacular).
  • Dolores óseos sin causa justificada…

No obstante, hay que señalar que el cáncer de próstata en sus estadios iniciales no presenta síntomas o son indistinguibles de los provocados por la hiperplasia/hipertrofia benigna de próstata.

Como hemos visto anteriormente, si no hay un especial riesgo de padecer un cáncer de próstata, convendría consultar con su urólogo la posibilidad y pertinencia de realizar algún tipo de pruebas a partir de los 50 años. Esta consulta debe adelantarse en caso de existir factores de riesgo.

LEE: Detección precoz del cáncer de próstata, ¿qué es la prueba del PSA?

Entradas relacionadas