El cáncer de piel es uno de los tipos de cáncer más frecuentes del mundo, pero también uno de los más prevenibles. Sin embargo, la realidad es que, aunque se supone que sabemos que hay que protegernos del sol, no siempre lo hacemos de la manera correcta. A veces por verdadero desconocimiento.

En este test, te proponemos poner a prueba tus conocimientos de protección solar, y ayudarte a evitar riesgos este verano.

Consejos para protegerse del sol

Es muy importante tener en cuenta que la piel tiene memoria. Es decir, que las quemaduras provocadas por el sol son lesiones agresivas que, de manera reiterada y a largo plazo (20-30 años), pueden derivar en un cáncer. Por eso hay que cuidar de nuestra piel y de la de los más pequeños.

Ahora, sabiendo que prevenir el cáncer de piel es posible, es muy importante tener claros algunos conceptos básicos sobre protección solar. Para empezar, que la protección solar no solo pasa por usar una crema para el sol, sino también por tomar otras medidas de precaución.

  • Evitar la exposición solar en las horas de mayor radiación, es decir, las centrales del día, de las 12 a las 16 horas. Incluso aunque estemos a la sombra, es importante protegernos de los rayos del sol.

  • Uso de ropa que evite una mayor exposición. Por ejemplo, una manga corta que proteja los hombros, el uso de sombreros y gorras o gafas de sol.

  • En cuanto al uso de fotoprotectores, también hay algunas claves a tener en cuenta para que su uso sea eficaz. Lo primero es elegir un fotoprotector adaptado a nuestro tipo de piel, aunque siempre será preferible elegir un filtro mayor e ir reduciendo según nuestra piel se vaya acostumbrando a la exposición. Pese a ello, hay que recordar que incluso estando bronceados hay que seguir utilizando una fotoprotección adecuada. Tampoco vale usar las cremas solares de un año para otro, por lo que es importante renovarla.
  • Aunque pensemos que nos hemos protegido correctamente, la prevención también pasa por detectar cualquier señal de alarma en nuestra piel. Es importante revisar toda nuestra piel en busca de lunares sospechosos, tanto en las partes más visibles (cara, piernas, brazos), como en otras menos accesibles (cuero cabelludo, plantas de los pies, etc). Para detectar señales de alerta, te ayudará conocer la regla del ABCDE. ¿Quieres saber en qué consiste?
  • Por otro lado, no debemos olvidar que, aunque en verano aumentan las alertas, los rayos de sol pueden afectarnos durante todo el año. Por ello, la protección solar es algo que debemos tener interiorizado siempre en nuestras rutinas (prácticas deportivas al exterior, paseos…).

¿Cómo debe ser nuestra protección solar?
Prevenir cáncer de piel: protector solar

Las radiaciones solares siguen siendo el principal factor de riesgo leer más