Aunque nunca podemos decir que la alimentación curará el cáncer, lo que sí es cierto es que la dieta es parte fundamental en el tratamiento. Así, una alimentación adecuada y saludable durante la enfermedad puede ayudarte a que te sientas mejor. También a disminuir los efectos secundarios de la quimioterapia o la radioterapia


Estas son algunas de las recomendaciones que la experta en nutrición de la AECC, Olga Muñoz Curco, ha compartido durante nuestro primer taller online gratuito para pacientes y familiares, ‘Alimentación durante el tratamiento oncológico’.

Taller online - Alimentación durante tratamiento del cáncer
Taller online | Alimentación durante el tratamiento oncológico

CONSULTA TODOS NUESTROS TALLERES


1. La falta de apetito es normal

Por ello, es importante que lo que comas te aporte energía y proteínas, ya que va a ayudar a mantenerte fuerte y reparar el daño que el tratamiento puede causar a los tejidos del cuerpo. Por ejemplo, nueces (siempre que no se tenga boca seca), legumbres, leche entera, pasta, arroz, fruta deshidratada, yogures, quesos, pescado... Te recomendamos tener siempre en casa alimentos nutritivos que no necesiten mucha preparación (latas de atún, sardinas, berberechos, huevos, bolsas de patatas o verduras para hacer en el microondas, bolsas de verduras congeladas, botes de legumbres, etcétera). 
 

2. Compra y cocina los días que tengas fuerzas

Si te sientes con fuerzas, cocina más cantidad y guárdalo en la nevera (máximo un par de días) o congélalo en porciones individuales. Así, los días que estemos cansados no nos hará falta cocinar. Si no podemos cocinar o comprar con antelación, debes pedir ayuda.
 

DESCARGA NUESTRA GUÍA: ALIMENTACIÓN Y CÁNCER

Organización de alimentos


3. Si tienes nauseas, no te fuerces a comer

Algunas pautas que puedes poner en práctica son: hacer comidas frecuentes, pero en pequeñas cantidades (5 o 6 veces a lo largo del día); comer despacio, preferiblemente alimentos fríos o templados (helado, sorbetes de frutas, ensaladas de pasta, arroz o patata…); evitar los alimentos con olores molestos, los alimentos grasos o muy dulces…  
 

4. En caso de vómitos frecuentes, ¿qué hacer?

Se recomienda hacer dieta absoluta (no comer nada) durante las primeras horas; únicamente beber agua (sorbos pequeños) cada 15 minutos. A las 24 horas sin vómitos, iniciar una dieta de fácil digestión (hervidos, cocidos al vapor y alimentos suaves) e ir introduciendo alimentos secos (tostadas, palitos de pan…). Si continuamos con vómitos abundantes durante dos días, ponerse en contacto con el médico o el personal de enfermería de referencia, con el fin de evitar una posible deshidratación.

5. Consulta a los profesionales

Por último, no debes olvidar que tu médico oncólogo, así como el dietista-nutricionista formado en oncología, son tu mejor fuente de información con relación a cualquier duda o problema que aparezca. 

Si quieres ampliar esta información y conocer de primera mano qué tipo de alimentación necesitas, con consejos y recetas para el día a día, no te pierdas el vídeo grabado de nuestro taller online ‘Alimentación durante el tratamiento oncológico’.

Entradas relacionadas
¿Qué sabemos del cáncer hereditario?

Cuando hablamos de cáncer sabemos que los genes tienen un leer más

Vitamina D y sol: ¿qué relación existe?

La vitamina D es una vitamina fundamental para el desarrollo leer más

¿Cómo debe ser nuestra protección solar?

Las radiaciones solares siguen siendo el principal factor de riesgo leer más